Radar Académico

Reijnders, L., M. Timmer y X. Ye (2016), “Offshoring, biased technical change and labour demand: New evidence from global value chains,” GGDC Research memorandum No. 164.

Publicado el 8 de febrero de 2017

Problemática planteada:

Hasta el momento no ha sido posible identificar el sesgo factorial del cambio tecnológico (ahorrador de mano de obra/ahorrador de capital) en presencia de prácticas de “offshoring” (Cadenas Globales de Valor, CGV). El modelo presentado por estos autores es capaz de dar cuenta del sesgo del cambio tecnológico en presencia de CGV. Se encuentra evidencia que corrobora el sesgo del cambio técnico a favor de los trabajadores más calificados y del capital (en contra de los trabajadores con escasa calificación formal).

Temática abordada:

  • En presencia de prácticas de “offshoring” el cambio tecnológico sesgado puede apreciarse solo cuando se estudian las distintas etapas del proceso productivo local e internacional.
  • Un proceso de producción verticalmente integrado se expande a múltiples países a través de las CGV.
  • Se provee un modelo donde las necesidades productivas de las CGV involucran diferentes tareas, cada una de ellas asociadas al uso de un insumo productivo específico.
  • A partir de datos del World Input Output Database (WIOD) es posible medir el contenido factorial local y offshore de las distintas etapas del proceso productivo. El estudio empírico realizado se aplica a 291 GCV manufactureras para el período 1995-2007.
  • Se encuentra evidencia robusta a favor del cambio tecnológico sesgado hacia el capital y hacia los trabajadores calificados y en perjuicio de la mano de obra no calificada.

Observaciones finales:

Se aporta una nueva estrategia empírica de medición del sesgo tecnológico a nivel de intensidad de uso de los factores en presencia de prácticas de “offshoring”. A partir de la metodología propuesta es posible mapear el producto final al valor agregado por el trabajo y el capital en las distintas etapas del proceso productivo, ya sea local o externo. Las simulaciones realizadas sugieren que el “offshoring” y el cambio tecnológico sesgado contribuyen a la caída del empleo de los trabajadores no calificados en el caso de los países avanzados.