Radar Académico

Ferrari, M., Giovannini, A. y Pompei, M. (2016), “The challenge of infrastructure financing,” Oxford Review of Economic Policy 32(3): 446-474.

Publicado el 15 de diciembre de 2016

Problemática planteada: 

Se analizan las condiciones que facilitarían una mayor participación de los inversores privados en la infraestructura. Se describen las formas típicas en que se financia la infraestructura y los principales riesgos en las distintas etapas de un proyecto. Se examinan los contratos estándar internacionales para evaluar si la asignación de riesgos es eficiente desde la perspectiva del problema principal-agente.

Temática abordada:

  • En infraestructura existe una demanda de financiamiento no completa por una deficiencia casi estructural de infraestructura tanto en mercados desarrollados como en mercados emergentes, acompañados de una capacidad limitada de financiamiento del sector público.
  • La base de datos IHS Global Construction contiene estadísticas sobre la actividad del mercado de la construcción en todo el mundo y las necesidades de infraestructura.
  • Se estima la demanda de infraestructura utilizando datos a nivel de país que explican el flujo de inversiones en infraestructura y los indicadores como el PIB, el crecimiento demográfico, la tasa de urbanización, y el número de hogares.
  • Se observan diferencias significativas en las leyes y convenciones en diferentes países. Estas son las raíces del problema de desarrollar el sector de infraestructura como una clase de activos para los inversores internacionales.
  • Los contratos estándar han ayudado a difundir las mejores prácticas en la asignación de riesgos entre el principal y los agentes en la construcción de infraestructura. Una aplicación más amplia de las normas facilitaría enormemente el trabajo de los inversores en la evaluación del riesgo y el retorno de los proyectos de infraestructura.

Observaciones finales:

La construcción y explotación de infraestructura son actividades con un impacto social muy significativo. Por lo tanto, en cada país hay una plétora de normas que regulan los contratos de construcción y las actividades de construcción, así como las operaciones de infraestructura. Sin embargo, no se trata de una industria regulada en sentido estricto. No existe un conjunto unificado de normas que abarquen la infraestructura, sobre todo porque las diferencias significativas entre distinto tipo de infraestructura harían que esto fuera poco práctico.