Radar Académico

Castillo, M. y Martins Neto, A. (2016), “Premature deindustrialization,” Production Development Series No. 205, ECLAC.

Publicado el 15 de diciembre de 2016

Problemática planteada:

Se ofrece un análisis empírico de la trayectoria reciente de Argentina, Brasil, Chile y México, contribuyendo al debate sobre la desindustrialización prematura. Se plantea que Argentina, Brasil y Chile enfrentan este tipo de desindustrialización, aumentando su especialización en productos básicos, mientras que México insta a un análisis más profundo de su estructura, donde la participación del sector de recursos naturales intensivos parece estar retrocediendo en los últimos años.

 Temática abordada:

  • El crecimiento de la productividad laboral se computa utilizando la descomposición de la productividad del trabajo (ver Rodrik y McMillan, 2011 y Timmer, de Vries y de Vries, 2014). Se emplea una base de datos actualizada y ampliada del Centro de Crecimiento y Desarrollo de Groningen, que incluye series temporales anuales de valor agregado y personas empleadas para diez sectores amplios de 1950 a 2011.
  • Desde una perspectiva schumpeteriana, el cambio estructural explica la mayor parte de la brecha tecnológica, ya que va acompañado del progreso tecnológico, en el que se refuerzan las capacidades tecnológicas y la competitividad (CEPAL, 2014).
  • Desde un punto de vista poskeynesiano, el cambio estructural también es importante en términos de restricción externa y crecimiento.
  • Estas cuatro economías han sido elegidas porque representan una parte significativa del PIB de América Latina (76% en 2014) e ilustran diferentes experiencias y características de la región.
  • Argentina, Brasil y Chile se enfrentan a una desindustrialización prematura. México insta a un análisis más profundo de su estructura, ya que la desindustrialización perdió fuerza en las últimas dos décadas. Argentina, por el contrario, parece invertir, en la última década, su proceso de desindustrialización.

Observaciones finales:

Estas economías presentan un bajo crecimiento de la productividad, siendo el cambio estructural un componente negativo de este proceso. En general, la ineficiencia de asignación explica una parte significativa del estancamiento de América Latina. Argentina, Brasil y Chile se enfrentan a una desindustrialización prematura, ya que aumentan su especialización en materias primas, manufacturas basadas en recursos naturales y servicios de baja productividad. Además, su participación en el empleo total es menor de lo que cabría esperar para su nivel de ingreso per cápita. México insta a un análisis más profundo de su estructura, ya que la desindustrialización perdió fuerza en las últimas dos décadas. Argentina, por el contrario, parece invertir, en la última década, su proceso de desindustrialización.