Radar Académico

World Investment Report (2016), “Investor Nationality: Policy Challenges,” Division on Investment and Enterprise of UNCTAD, United Nations.

Publicado el 30 de septiembre de 2016

Problemática planteada:

Se proporciona información detallada sobre la estructura de propiedad de las empresas multinacionales (EMN) y los mapas de la red mundial de entidades corporativas. Se analizan las políticas de inversiones nacionales e internacionales en todo el mundo.

Temática abordada:

  • Parte del crecimiento de la IED se debió a las reconfiguraciones corporativas. Estas operaciones a menudo involucran grandes movimientos en la balanza de pagos.
  • La participación de las empresas multinacionales de países en desarrollo en la economía digital y la fabricación de equipos relacionados se traduce en la reducción de la brecha de productividad con las empresas multinacionales de los países desarrollados.
  • La mejora de la productividad laboral es especialmente evidente en industrias tales como ordenadores, electrónica, equipos eléctricos, textiles y prendas de vestir, construcción y comercio. Dichos sectores están conectados a segmentos de orientación internacional, tecnológicamente más avanzados de las cadenas de valor, y por lo tanto tienen un mayor potencial para aumentar la productividad, tanto en el ámbito de la empresa como en cada país.
  • La mayoría de las nuevas medidas de política de inversión siguen orientándose hacia la liberalización de las inversiones y la promoción. En 2015, el 85% de las medidas eran favorables a los inversores. Las economías emergentes de Asia fueron las más activas en cuanto a la liberalización de las inversiones.
  • Las consideraciones de seguridad nacional son un factor cada vez más importante en las políticas de inversión. Los países utilizan diferentes conceptos de seguridad nacional, lo que les permite tener en cuenta los intereses económicos clave en el proceso de selección de inversiones.

Observaciones finales:

Del mismo modo que las empresas multinacionales se han beneficiado de la competencia y la colaboración con las empresas multinacionales globales, otras empresas en las economías en desarrollo pueden hacer lo mismo, incluso a través de IED Sur-Sur. El reto es difundir eficazmente conocimientos y aumentar la productividad a un mayor número de países en desarrollo y, dentro de cada país, a los sectores más dinámicos de la economía.