Radar Académico

Economakis, G., Markaki, M. y Anastasiadis, A. (2015), “Structural analysis of the Greek economy”, Review of Radical Political Economics 47: 424-445.

Publicado el 20 de octubre de 2015

Problemática planteada:

Se analiza la estructura de la economía griega a partir de los encadenamientos productivos sectoriales, su perfil de especialización, el nivel de desarrollo industrial y tecnológico, y las elasticidades ingreso de la demanda. El análisis de estas características indica que la economía griega es una economía extrovertida (i.e., con una frágil estructura productiva nacional) dentro del marco de la UE, y esa es la verdadera causa de los malos resultados económicos griegos y su baja competitividad.

Temática abordada:

  • La economía griega presenta vínculos relativamente débiles entre los sectores productivos nacionales, y evidencia un relativamente bajo nivel de desarrollo industrial y tecnológico. Esta es una “debilidad estructural” que ayuda a explicar la baja competitividad de la economía griega y, tal vez, sus problemas de pago y la crisis de la deuda.
  • De acuerdo con Hirschman (1958), la característica más típica del subdesarrollo económico es la relativa ausencia de interdependencias y vínculos fuertes a nivel sectorial.
  • La posición oficial que expresa el Banco de Grecia admite que los elevados déficit de la balanza por cuenta corriente, el crecimiento de la deuda externa, y el deterioro de la posición de inversión internacional neta negativa de Grecia es el resultado de las “pérdidas de competitividad” de la economía griega.
  • Dentro de la UE, la diversificación productiva es naturalmente más fácil para los países grandes. Sin embargo, algunos de los países de la UE a pesar de su tamaño relativamente pequeño exhiben una estructura sectorial equilibrada. Austria, Bélgica y Suecia muestran un relativamente bajo grado de especialización, de forma similar a la de los grandes países como Alemania y el Reino Unido (Comisión Europea, 2009).

Observaciones finales:

El problema de competitividad de la economía griega obedece a deficiencias estructurales, no a problemas de competitividad ligados a precios. Además, la economía griega es una economía de bajos salarios dentro del marco de la UE-15.