Radar Académico

Cesa-Bianchi, A. y Rebucci, A. (2015), “Does easing monetary policy increase financial instability? Working Paper No. 15/139, International Monetary Fund

Publicado el 13 de octubre de 2015

Problemática planteada:

Se desarrolla un modelo que aborda el análisis de la interacción entre las políticas monetarias y macro-prudenciales. Una implicancia de este estudio es que el eslabón más débil en el marco de la política de Estados Unidos en el período previo a la recesión mundial ha sido la ausencia de un marco regulatorio eficaz encaminado a preservar la estabilidad financiera.

 

Temática abordada:

  • Cuando la tasa de interés es el único instrumento de política disponible, una autoridad monetaria sujeta a las mismas restricciones que los agentes privados se enfrenta a una disyuntiva entre estabilidad macroeconómica y financiera en respuesta a los shocks contractivos.
  • El objetivo primordial de la política macro-prudencial es limitar la acumulación de riesgos financieros de todo el sistema con el fin de reducir la frecuencia y mitigar el impacto de una crisis financiera. El solapamiento entre los diferentes ámbitos políticos es un reto importante para los responsables políticos, quienes tienen que tener en cuenta los efectos no deseados de sus instrumentos sobre diversos objetivos de política (Svensson, 2012).
  • Al afectar a variables como el precio de los activos y el crédito, la política macro-prudencial puede convertirse en un mecanismo de transmisión clave de la política monetaria (Ingves, 2011). Este solapamiento en las respectivas áreas de influencia implica la posibilidad de que los instrumentos, si se aplican de manera descoordinada, pueden dar lugar a resultados no deseables.
  • Algunos observadores han asignado a la política monetaria un papel clave en la exacerbación de la gravedad de la crisis financiera mundial de 2007-2009. Taylor (2007), en particular, ha señalado que durante el período 2002-2006 la tasa de los fondos federales de Estados Unidos estaba muy por debajo de lo que una regla general para la política monetaria hubiese predicho.

Observaciones finales:

En respuesta a un shock negativo de la demanda agregada, las tasas de interés deberían haber bajado tanto como fuera necesario. Según lo propuesto por Bernanke (2010) y Blanchard, Dell’Ariccia y Mauro (2010), esto implicaría que la misma orientación de la política monetaria como la adoptada por la Reserva Federal durante el período 2002-2006, acompañada de una regulación más fuerte y de la supervisión del sistema financiero, podría haber sido más eficaz en la reducción de la gravedad de la crisis.