Radar Académico

Bárcena, A. y Prado, A. (eds., 2015), Neoestructuralismo y corrientes heterodoxas en América Latina y el Caribe a inicios del siglo XXI. Libros de la CEPAL, Desarrollo Económico No. 132, Santiago de Chile

Publicado el 13 de octubre de 2015

Problemática planteada:

Se propone una mirada renovada sobre el neoestructuralismo y las corrientes heterodoxas a inicios del siglo XXI. Se abordan las corrientes de pensamiento y contexto regional a inicios del siglo XXI haciendo hincapié en la Macroeconomía para el Desarrollo, el cambio estructural y el desarrollo productivo, el papel del Estado, y un análisis de casos de las grandes economías de la región.

Temática abordada:

  • Las corrientes de pensamiento estructuralista-neoestructuralista y heterodoxa identifican tres falencias básicas en el funcionamiento de las economías de mercado: la incapacidad de generar pleno empleo, la tendencia a la distribución arbitraria del ingreso y la riqueza, y la propensión a la volatilidad y la inestabilidad.
  • Una integración más acorde a las oportunidades que ofrece la economía global implica redefinir las relaciones comerciales con China. Si esta relación ha de contribuir al pleno desarrollo de América Latina, debería ser una relación de comercio Sur- Sur y de inversión, que permita a América Latina exportar a China un menú más diversificado de bienes y servicios.
  • Las políticas macroeconómicas deben tener en cuenta la heterogeneidad estructural existente para lograr nivelar la capacidad de respuesta de los diversos agentes. Ello es esencial para el desarrollo, que pasa ineludiblemente por la reducción constante de las brechas de productividad, elevando la productividad media y reduciendo su dispersión.
  • Una Macroeconomía para el Desarrollo debidamente configurada no debería plantear una dicotomía entre las políticas anticíclicas y las de desarrollo productivo, sino que la interrelación entre ambas debería constituir su punto de partida. Estas políticas anticíclicas no deberían centrarse solo en manejar el nivel de la demanda agregada, sino también en afectar su composición. La volatilidad constituye un importante obstáculo para un crecimiento a largo plazo y estable.

Observaciones finales:

En la medida en que se recorran trayectorias de reconversión y reestructuración del aparato productivo existente y en que las nuevas actividades tengan la capacidad de ejercer economías de escala dinámicas, el sistema económico podrá adquirir mayor competitividad. Esta acción supone repensar la intervención pública y las políticas productivas desde otra perspectiva conceptual. De este enfoque se desprenden formas de intervención y modos de gestión y diseño de los instrumentos diferentes de los que predominaron hasta hoy en día.