Radar Académico

Molero-Simarro, R. (2015), “Functional distribution of income, aggregate demand, and economic growth in the Chinese economy, 1978-2007″, International Review of Applied Economics 29(4): 435-454

Publicado el 8 de octubre de 2015

Problemática planteada:

Se analiza la relación entre distribución funcional del ingreso, demanda agregada y crecimiento en la economía china. Se intenta determinar si China es una economía que puede caracterizarse correctamente como régimen de crecimiento impulsado por los beneficios.

Temática abordada:

  • Se utiliza el modelo de Bhaduri-Marglin para indicar la posibilidad teórica de regímenes de crecimiento impulsados por los beneficios o por los salarios (profit-led vs wage-led growth regimes). Bhaduri y Marglin consideran el doble papel de los salarios, como el elemento más importante de los costos de producción y el determinante más importante de la demanda agregada. En contraste con Kalecki, afirman que la inversión también puede ser determinada por el nivel y la participación en los beneficios.
  • Las reformas económicas implementadas desde 1978 permitieron que la economía china alcance una tasa de crecimiento promedio de 9,9 por ciento hasta el año 2007. Sin embargo, el índice de Gini aumentó de 0,28 antes de la muerte de Mao a 0,47 en 2004 (WIDER, 2008).
  • En China la acumulación de capital se ha financiado a través de ahorro interno, principalmente empresas y el gobierno. Al mismo tiempo, el componente más relevante de la demanda agregada durante las últimas tres décadas ha sido la inversión, que representa en promedio más de 35 por ciento del PIB.
  • Si bien la mayoría de los analistas afirman que el crecimiento ha sido impulsado por el sector externo, las exportaciones netas han sido sólo significativas en los últimos cinco años, lo que representa menos del 5 por ciento del PIB hasta 2005.
  • La relación negativa entre trabajo y crecimiento se mantiene, argumentando así a favor de la presencia de un régimen de crecimiento liderado por los beneficios en China de 1978 a 2007.

Observaciones finales:

Se afirma generalmente que el modelo de crecimiento de China enfrenta limitaciones debido a un desequilibrio entre la demanda externa e interna. Esa situación habría obligado al gobierno chino a impulsar mejoras en la distribución del ingreso mediante políticas sociales que reorientaran la economía hacia el mercado interno. Sin embargo, las propuestas externas para lograr ese objetivo se han centrado no sólo en el aumento de los servicios públicos, sino también, y más importante aún, en una reforma del sector bancario y la liberalización de los mercados financieros.