Radar Académico

Dehejia, R. (2013), “The porous dialectic: Experimental and non-experimental methods in development economics”, WIDER Working Paper No. 2013/011, World Institute for Development Economics Research, United Nations University

Publicado el 3 de abril de 2014

Problemática planteada: se hace un estudio de seis métodos no experimentales utilizados para estimar el impacto de política en economías en desarrollo (variables instrumentales, regresión discontinua, prueba directa, propensity score matching, método de regresión lineal y no paramétrico, y diferencia en diferencias), y se evalúa su validez interna y externa relativa tanto entre sí como para los experimentos aleatorios controlados.

Temática abordada:

  • La economía del desarrollo ha generado un debate metodológico que se ha prolongado desde la década de 1980.
  • La disputa se refiere a la validez de los métodos experimentales versus no experimentales en la estimación del impacto de política.
  • Los experimentos aleatorios ofrecen un diseño de investigación que si es empleado correctamente produce estimaciones no sesgadas del impacto de política en una amplia gama de resultados de interés, y, desde esta perspectiva, los métodos no experimentales son cuestionados como poco fiables, en el sentido de requerir supuestos robustos, incontrastables , y con frecuencia inverosímiles.
  • Los estudios observacionales utilizan métodos econométricos (incluyendo análisis de regresión simple, variables instrumentales, diferencia en diferencias, regresión discontinua y propensity scrore matching), cada uno con sus propios supuestos, fortalezas y debilidades para estimar el impacto de política.
  • Desde esta perspectiva, los estudios observacionales tienen la robustez que los experimentos aleatorios no tienen.
  • La validez interna se refiere al sesgo de un estimador dada una muestra o experimento.
  • La validez externa se refiere a la capacidad de prever (predecir, extrapolar) la estimación de la muestra a una población.
  • La robustez de los experimentos aleatorios sirve como criterio de validez interna: el diseño experimental garantiza una estimación objetiva del impacto.
  • Al mismo tiempo, el desafío de implementar un experimento aleatorio en el mundo real es que las poblaciones experimentales raramente son representativas y de hecho son a menudo pequeños grupos, no representativos elegidos por su comodidad y voluntad de participar en un experimento.
  • Aunque no hay una clasificación simple de los métodos no experimentales vis-à-vis experimentales o entre ellos mismos, la validez interna y externa resulta ser un criterio útil para la comparación.

Observaciones finales: ambos métodos son a menudo percibidos como opciones excluyentes, pero hay tres razones que aseguran que es más productivo considerar la complementariedad entre ellos. En primer lugar, mientras que un experimento ideal tiene la virtud de que el análisis de datos puede limitarse a las diferencias en las medias, los experimentos están en realidad sujetos a defectos en la ejecución y diseño. En segundo lugar, los estudios no experimentales pueden ser informados por una filosofía de diseño en el espíritu del diseño experimental. En tercer lugar, cuando se piensa en la evaluación como una acumulación de conocimiento más que el diseño de un solo estudio, los métodos experimentales y no experimentales ofrecen una variedad de opciones, cada uno con fortalezas y debilidades, que representan diferentes oportunidades para aprender sobre el impacto de un programa de política.

Ver Paper