Radar Académico

Reifschneider, D., Wascher, W. and Wilcox, D. (2013), “Aggregate supply in the United States: Recent developments and implications for the conduct of monetary policy”, presented at the 14th Jacques Polak Annual Research Conference hosted by the IMF, Washington, D.C., November 7-8, 2013

Publicado el 6 de febrero de 2014

Problemática planteada: se examinan los desarrollos recientes en materia teórica y empírica sobre la noción de producto potencial y se discuten las implicancias que ello tiene para la política monetaria.

Temática abordada:

  • Se utiliza una función de producción estándar y un modelo estadístico de componentes no observables para estimar la magnitud de los “daños del lado de la oferta” que Estados Unidos ha padecido en los últimos años.
  • El modelo estima las pérdidas más grandes correspondientes a la tendencia de la productividad, lo que refleja tanto un fuerte descenso en la acumulación de capital como un menor crecimiento de la productividad multifactorial.
  • El crecimiento en la tendencia de la mano de obra utilizada también parece haber disminuido en los últimos años, lo que sugiere que la profunda recesión seguida a la crisis subprime provocó algunos daños estructurales en el mercado laboral.
  • Se distinguen los shocks de “demanda” y los de “oferta” y el potencial de la política monetaria para mitigar los acontecimientos adversos endógenos sobre las condiciones del lado de la oferta.
  • En varios modelos macroeconómicos los shocks de oferta se consideran exógenos (y por tanto fuera del rango de influencia de la política monetaria). Sin embargo, si algunos elementos de la oferta se ven influenciados significativamente por los cambios en la demanda agregada, pueden ser susceptibles a la influencia de la política monetaria. El gasto de capital ofrece un claro ejemplo, por lo que se incluye una simulación simple que muestra cómo la política monetaria puede reducir la pérdida en capital accionario y, por lo tanto, la oferta agregada que resulta de un shock negativo sobre la demanda agregada.
  • Los shocks de demanda también pueden ejercer efectos duraderos sobre la duración del desempleo y de la fuerza de trabajo, donde la política monetaria activa podría ser capaz de ejercer efectos deseables. Los shocks de demanda y la política monetaria pueden ser incluso capaces de influir en el producto potencial en el mediano plazo a través de sus impactos sobre la creación de nuevas empresas y la I&D.
  • Considerando la posibilidad de que el producto potencial se vea afectado por los shocks de demanda a través de efectos adversos como la histéresis, el trabajo confirma que una política monetaria óptima más activa puede contribuir a mitigar los posibles “daños en el lado de la oferta” actual y futura de la economía estadounidense.

Observaciones finales: se observa que la tasa natural de desempleo parece haber aumentado y la tendencia de la tasa de actividad parece haberse modificado con respecto a las tendencias anteriores a la crisis. Además, el capital accionario y la tendencia de la productividad multifactorial son sensiblemente inferiores a lo que se predijo en 2007. Las estimaciones puntuales sugieren que estas cuestiones provocaron una caída de 7 por ciento en el producto potencial norteamericano en relación a la tendencia previa a la crisis. La incertidumbre sobre esta estimación es extremadamente alta y las implicancias para el crecimiento futuro son bastante inciertas. Se sostiene que una política monetaria agresiva se ve reforzada por la posibilidad de que gran parte del “daño del lado de la oferta” sea una respuesta endógena a la débil demanda agregada existente. El análisis de simulación realizado muestra que la política monetaria óptima se vuelve notablemente más acomodaticia a raíz de una grave crisis financiera, si la tasa natural de desempleo y la tendencia de la tasa de actividad están sujetas a efectos de histéresis que la política monetaria potencialmente puede morigerar.

Ver Paper