Radar Académico

Von Hagen, J. y Zhang, H. (2014), “Financial development, international capital flows, and aggregate output”, Journal of Development Economics 106: 66-77

Publicado el 1 de noviembre de 2013

Problemática planteada: se desarrolla un modelo de solapamiento generacional (overlapping generation model) de dos países con el objetivo de explicar tres patrones empíricos recientes de los flujos internacionales de capital.

Temática abordada:

  • En los últimos veinte años se ha observado que los patrones de flujos internacionales de capital contrastan las predicciones macroeconómicas internacionales.
  • Desde 1998, la mayoría de los países con superávit en cuenta corriente poseen un ingreso per cápita menor que los piases con déficit, es decir, los flujos netos de capital se han dirigido de los países pobres a los ricos.
  • Se explora la rama de la literatura que se centra en las imperfecciones del mercado financiero interno y, a partir de esto, se explican los tres patrones empíricos mencionados anteriormente.
  • Los dos países del modelo se diferencian fundamentalmente sólo en el nivel de desarrollo financiero. Suponiendo que los dos países están inicialmente en el estado estacionario bajo una situación de plena autarquía financiera, al permitir libre movilidad de capitales, las diferencias iniciales de tasas de interés entre países impulsan los flujos de capitales financieros de los países pobres a los ricos y los flujos de IED en la dirección opuesta.
  • El país con mayor desarrollo financiero recibe las entradas netas de capital. Por lo tanto, los flujos netos de capital son “cuesta arriba” de los países pobres a los ricos.
  • Dado que el país rico recibe un mayor retorno de sus activos de IED en comparación a lo que paga por sus deudas externas, se consigue un resultado financiero neto positivo a pesar de su posición neta negativa de inversión internacional.

Observaciones finales: la movilidad internacional de capitales afecta a la producción de cada país directamente a través del tamaño de la inversión local e indirectamente a través de la tasa de ahorro agregado. Bajo ciertas condiciones, la movilidad internacional de capitales puede aumentar la producción en el país pobre, si bien los flujos netos fluyen hacia el país rico. Tomando en cuenta el bienestar y los efectos distributivos de los flujos internacionales de capitales se demuestra que los patrones de dichos flujos pueden revertirse a lo largo del proceso de convergencia de un país en desarrollo. El modelo refuerza la comprensión de los costos y beneficios de la movilidad del capital internacional en la presencia de fricciones financieras locales.

Ver Paper