Radar Académico

Kaboub, F. (2013), “The fiscal cliff mythology and the full employment alternative: An affordable and productive plan”, Review of Radical Political Economics 45: 305-314

Publicado el 1 de noviembre de 2013

Problemática planteada: se critica el mito sobre el “abismo fiscal” y la postura neoliberal a favor de las políticas de austeridad.

Temática abordada:

  • El neoliberalismo utiliza las recesiones tomando la economía como rehén con el objetivo de promover su agenda teórico-política.
  • Durante las recesiones los beneficios se resienten, por lo que las empresas ejercen presión para debilitar a los sindicatos, reducir los salarios, recortar los beneficios de los trabajadores, reducir los impuestos, etc.
  • Estas amenazas persisten durante la recuperación, y por lo tanto, las reducciones de impuestos y recortes a la protección social se convierten en permanentes e irreversibles.
  • Se analiza críticamente el enfoque de laissez-faire orientado a la creación de empleo y se postulan los mecanismos del programa de garantía de empleo (GE) como una alternativa al modelo neoliberal.
  • Se critica tanto a los defensores de la austeridad draconiana a gran escala como a los que apoyan una serie de medidas austeras de pequeña escala destinadas a restaurar la disciplina fiscal y apuntalar la confianza de los inversores.
  • Se demuestra cómo el programa de garantía de empleo puede financiarse de acuerdo con la teoría moderna del dinero (Modern Monetary Theory, MMT).
  • La alternativa MMT-GE puede mejorar la justicia social, al proporcionar una alternativa de pleno empleo que sea económicamente asequible y productiva en términos de su contribución al crecimiento del PIB.
  • Se presenta la estimación de costos del programa de GE para los Estados Unidos con el fin de demostrar sus capacidades productivas.

Observaciones finales: un gobierno económicamente soberano (emisor de moneda internacional de reserva) no debe verse limitado por el techo artificial de la deuda pública. Países como los Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Australia y Japón gozan de soberanía económica debido a que sus deudas nacionales están denominadas en su propia moneda. Sin embargo, Grecia, España, Italia, Portugal, y sus vecinos de la Eurozona no son económicamente soberanos. Sus gobiernos gastan sólo lo que puede ser financiado por los ingresos fiscales o préstamos que están sujetos a los límites del Tratado de Maastricht (límite de 3% de déficit/PIB, y de 60% de deuda/PIB) y a los mercados de capitales dada su “disposición” voluntaria a prestar.