Radar Académico

Rochon, L-P. y Rossi, S. (2013), “Endogenous money: The evolutionary versus revolutionary views”, Review of Keynesian Economics 1(2): 210-229

Publicado el 26 de julio de 2013

Problemática planteada: se explora la concepción histórica de la endogeneidad del dinero.

Temática abordada:

  • Dentro de la literatura poskeynesiana podemos identificar dos enfoques generales: el punto de vista “evolutivo” y el “revolucionario”.
  • Para la teoría “evolutiva”, la endogeneidad del dinero es el resultado de un largo proceso de evolución y de las instituciones. En este sentido, el dinero sólo se convirtió en endógeno muy recientemente, como resultado, en particular, de algunas innovaciones financieras y/o del accionar de  bancos centrales acomodaticios (Chick, 1986; Pollin, 1996). Antes de eso, se aplicaba la concepción ortodoxa del dinero. Por lo tanto, el dinero se convirtió endógeno a través del tiempo y, en particular, a través de la evolución del sistema bancario.
  • Para la teoría “revolucionaria”, el dinero ha sido siempre endógeno, con independencia del período histórico o de disposiciones institucionales específicas. Esta posición es defendida, entre otros autores, por Lavoie (1996). El proceso de creación del dinero es aquí un fenómeno endógeno, independientemente del comportamiento del banco central, la etapa de desarrollo del sector bancario, las innovaciones financieras u otros cambios institucionales recientes.
  • Es importante destacar que existen algunos elementos comunes entre ambos enfoques y que el consenso entre los economistas poskeynesianos es que el dinero es hoy en día un fenómeno endógeno.
  • Sin embargo, la discusión planteada puede ser importante tanto por razones teóricas como por razones de política económica.

Observaciones finales: la evolución histórica del sistema bancario pone de manifiesto que la oferta de dinero es traccionada por la demanda de crédito del sector privado y se integra en la economía real a través de la producción, ya que esta actividad necesita ser financiada antes de que el producto pueda ser vendido en el mercado de bienes. No puede existir un exceso de oferta de dinero, incluso en las primeras etapas de la banca: ni la ausencia de un banco central, ni su falta de voluntad para adaptarse a la demanda de los bancos por el dinero del banco central se puede considerar como una prueba de exogeneidad de dinero. De hecho, una política acomodaticia de un banco central es fundamental para evitar alzas en las tasas de interés. Sin embargo, no puede afectar a un principio ontológico: la naturaleza del dinero es una relación social que resulta de “la ley de la deuda” (Innes, 1913). Desde un punto de vista teórico, se puede demostrar que el proceso de creación de dinero ha sido siempre endógeno.