Radar Académico

Machicado, C., Rioja, F. y Saravia, A. (2012), “Productivity, Structural Change, and Latin American Development”, Development Research Working Paper Series 03/2012, Institute for Advanced Development Studies

Publicado el 24 de abril de 2013

Problemática planteada: se calibra un modelo neoclásico de transformación estructural para un conjunto de países de América Latina y se demuestra que el lento crecimiento de la productividad agrícola puede retrasar considerablemente el proceso de desarrollo y dar lugar a diferencias significativas en los ingresos per cápita entre países.

Temática abordada:

  • Existe un acuerdo generalizado acerca de que una de las razones más importantes de la disparidad de ingresos entre países ricos y pobres, es que los países pobres han iniciado el proceso de industrialización mucho más tarde que los ricos, y que el proceso de industrialización es lento.
  • Gollin, Parente y Rogerson (2002) (GPR) desarrollaron un modelo de transformación estructural que explica por qué razón los países se industrializan en diferentes momentos y por qué la industrialización avanza lentamente.
  • Estos autores utilizaron un modelo de crecimiento neoclásico modificado para incluir tanto el sector agrícola como al no agrícola, argumentando que los países inician el proceso de industrialización sólo después de haber sido capaces de satisfacer sus necesidades agrícolas básicas (alimentos).
  • A partir de entonces, se liberan recursos para el sector no agrícola y comienza el proceso de industrialización.
  • Por lo tanto, la baja productividad agrícola puede retrasar significativamente la industrialización y el resultado suele ser que el país desciende en términos de ingreso per cápita.
  • Este estudio es el primero en calibrar el modelo desarrollado por GPR (2002) para un conjunto de países de América Latina que comparten similares aspectos institucionales y antecedentes culturales.
  • Para el modelo GPR (2002) se supone que todos los países tienen la misma productividad total de los factores en el sector no agrícola, lo que implica que todos convergen finalmente en términos de ingreso per cápita. Este supuesto se deja de lado en la calibración del modelo permitiendo distintas productividades en el caso de la producción no agrícola.
  • Así, mientras que la productividad agrícola incide sobre el comienzo de la industrialización, la productividad no agrícola determina qué tan rápido o lento avanza el proceso de convergencia.

Observaciones finales: la baja productividad agrícola retrasó por cerca de 100 años, en comparación con el líder del grupo de países considerados (Chile), el inicio del proceso de industrialización en casos como Paraguay y Bolivia. Se encontró que la reducción en diferencias de ingresos (convergencia) depende fundamentalmente de la productividad en el sector no agrícola. Son necesarias mejoras en la productividad no agrícola en un rango de 16% a más del 100% para que los demás países puedan cerrar la brecha de ingresos con Chile hacia fines del siglo.

 

Ver Paper