Radar Académico

Krugman, P. (2012), End This Depression Now! W.W. Norton & Company. New York. London

Publicado el 24 de abril de 2013

Problemática planteada: ¿Qué deben hacer los hacedores de política económica a nivel mundial para poder salir de la crisis internacional?

Temática abordada:

  • Los datos económicos históricos demuestran que los recortes fiscales y las medidas de austeridad sólo privan a la economía los recursos que podrían estar circulando y siendo añadidos a una economía en recesión.
  • Si existe un gran desempleo puede no haber suficiente consumo/demanda como para realizar las ventas empresariales necesarias para reactivar la economía.
  • Detrás de un esquema de bajo consumo, los agentes no tienen los recursos suficientes para gastar y, por ende, la economía no puede prosperar.
  • Si bien es necesario reducir la deuda, es el peor momento para hacerlo ya que lo único que hará dicha medida es acentuar cada vez más la crisis global.
  • Este tipo de medidas deben realizarse cuando la economía norteamericana está con una baja tasa de desempleo y el sector privado puede soportar una disminución del gasto público junto con una política de austeridad.
  • La falta de estímulos a la economía por parte del sector público o privado sólo alargará innecesariamente la crisis económica actual y empeorará la situación.
  • El crecimiento del gasto público y las regulaciones económicas de los EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial son una prueba clave de este argumento.

Observaciones finales: se necesita revertir las políticas de austeridad fiscal de los últimos años y aumentar transitoriamente el gasto público. Debe abandonarse la idea que un problema de largo plazo no puede tener una solución a corto plazo. Con un aumento del gasto podría arribarse rápidamente a una baja tasa de desempleo. Keynes escribió que “el boom, no la recesión, es el momento de austeridad”. Por ende, este es el momento para que el gobierno gaste, hasta que el sector privado esté dispuesto a llevar la economía hacia adelante. En dicho momento, EE.UU. estará en una mejor posición para hacer frente a los déficits, la deuda, y el costo de financiación de la misma.