Radar Académico

CEPAL-FAO-IICA (2012), “The Response of Latin America and the Caribbean to Higher and Volatile Food Prices and Opportunities for Regional Cooperation”, CEPAL-FAO-IICA

Publicado el 24 de abril de 2013

Problemática planteada: se resumen los 14 seminarios realizados durante 2011 en distintas regiones del mundo destinados a promover el diálogo intersectorial en torno al alza y la mayor volatilidad de los precios de los alimentos y las materias primas agrícolas.

Temática abordada:

  • En el ámbito macroeconómico la volatilidad de los precios de los alimentos impacta en:
    • La inflación, pues los alimentos tienen un gran peso dentro de la canasta básica en el caso de ciertos países.
    • La balanza comercial, sobre todo en países importadores netos de alimentos.
    • El tipo de cambio, en el caso especial de los países con alta participación de los alimentos en las exportaciones.
    • El balance fiscal, ya sea por la disminución de los ingresos fiscales debido a la reducción de aranceles a la importación, o por la necesidad de aumentar el gasto público en programas sociales.
  • Entre los consumidores, el aumento de los precios incrementa el número de personas que se encuentran bajo la línea de pobreza y en condiciones de inseguridad alimentaria, y tiene efectos sobre la desnutrición infantil que pueden resultar devastadores en el largo plazo.
  • Para los productores agropecuarios la subida de los precios de los alimentos puede representar una importante oportunidad de aumentar sus márgenes de ganancia.
  • En general la volatilidad de precios ocasiona:
    • Desincentivo a la inversión en la agricultura por parte de agricultores, inversionistas y el sector bancario.
    • Reducción de la efectividad para asignar recursos de fuentes públicas y privadas.
    • Inestabilidad política, que redunda en decisiones que pueden afectar el crecimiento económico de largo plazo.
  • La mayor volatilidad de los precios de los alimentos se presenta en un contexto cada vez más complejo, donde agricultores, consumidores y responsables de la toma de decisiones encaran otros retos, entre ellos:
    • Interrelación entre los mercados de alimentos, energéticos y financieros, con el consecuente incremento de la volatilidad de precios.
    • Serios problemas de información de mercados tanto a nivel nacional como regional y mundial, que a menudo fomentan la sobrerreacción de los mercados ante determinadas noticias y anuncios de políticas.
    • Volátil rentabilidad de la actividad agropecuaria.
    • Demanda creciente de alimentos en Asia y especialmente en China y la India (la producción mundial de alimentos tendría que duplicarse a 2050 para hacer frente a la demanda esperada).
    • Cambio climático.
    • Escasez creciente de agua y tierras.

Observaciones finales: el alza y la volatilidad de los precios internacionales de los alimentos se produce en un contexto de crisis económica que implica menores oportunidades de empleo e ingresos, lo que agudiza el impacto sobre la seguridad alimentaria. Asimismo, el contexto de crisis financiera genera gran incertidumbre y falta de confianza, lo que amplifica la volatilidad y dificulta las medidas de política. Se enfatiza la necesidad de brindar apoyo a la agricultura familiar y la puesta en operación de programas diferenciales focalizados a través de sistemas financieros rurales que incluyan ahorro, crédito, seguros y servicios bancarios; el reforzamiento de los programas de extensión rural y asistencia técnica; y medidas para permitir un mayor acceso del pequeño productor a los mercados, en algunos casos a través de programas de compras públicas.

 

Ver Paper