Radar Académico

SEGIB y CEPAL (2012), “Espacios iberoamericanos: La inversión extranjera. Oportunidades para impulsar una relación renovada”

Publicado el 19 de febrero de 2013

Problemática planteada: se brinda una perspectiva amplia y favorable de algunas dimensiones relevantes del desarrollo de los países que integran el espacio iberoamericano, con especial énfasis en las supuestas virtudes de la IED.

Temática abordada:

  • La IED es un instrumento determinante en el desarrollo de muchas industrias, dado que contribuye al dinamismo exportador, a la creación de empleo de calidad y a la transferencia de conocimiento. A su vez, presenta una importante capacidad potencial para acompañar la inyección de capital con transferencias de conocimiento, acceso a mercados o integración en cadenas globales de valor. También puede ser un instrumento decisivo para la instalación de sectores e industrias nuevos en la economía receptora.
  • Es necesario que los gobiernos acompañen las medidas para asegurar un flujo creciente de capitales del exterior, con políticas que ayuden a orientar las inversiones extranjeras hacia el desarrollo de sectores más intensivos en conocimiento, redes de empresas con alto impacto a nivel local, mercados de trabajo calificado y, más en general, experiencias que permitan fortalecer las capacidades empresariales locales y fomenten la participación de empresas pequeñas y medianas.
  • La participación de Iberoamérica en el comercio mundial se ha mantenido estable en los últimos diez años, con un avance menor en el caso de los bienes y un pequeño retroceso en los servicios.
  • Sin embargo, si bien la canasta exportadora de los países es bastante heterogénea, en la última década en Iberoamérica se observa un aumento de la participación de los bienes primarios, en particular en América del Sur.
  • Se destaca que Iberoamérica mantiene un gran atractivo para la IED.
  • Su peso en la recepción de flujos de IED a nivel mundial (un 13% del total) es mayor que el que le corresponde por población o tamaño de su economía.
  • No obstante, frente al marcado crecimiento de las corrientes de inversión hacia América Latina, se registra al mismo tiempo la caída de los flujos hacia la península ibérica.
  • Por otro lado, después de la crisis financiera internacional de 2008, España ha vuelto a orientar una parte sustancial de sus inversiones hacia América Latina, evidenciando así la importancia que representan los mercados de la región, así como el importante acervo de capital y conocimientos acumulados por las empresas ibéricas en los países latinoamericanos.
  • El espacio iberoamericano ha servido a muchas empresas para ganar tamaño, acceder a nuevos mercados y activos estratégicos, y en definitiva, incrementar su competitividad en el mercado mundial. Este proceso fue iniciado en los años noventa por las empresas españolas y portuguesas y continuado más tarde por las empresas latinoamericanas (“translatinas”).
  • Además de los sectores basados en recursos naturales, que representan un destino muy importante de las inversiones, en particular en América del Sur, se consideran otros sectores donde la consolidación entre empresas de la región ha sido mayor, destacándose especialmente la energía eléctrica, banca y telecomunicaciones, seguidas a cierta distancia por el comercio minorista, el transporte aéreo y los servicios de ingeniería y construcción.

Observaciones finales: la relación entre las empresas transnacionales y las economías iberoamericanas se ha demostrado sólida a lo largo de dos décadas y de varias crisis económicas. Es imperativo asegurar que las empresas de la región continúen extendiendo sus actividades más allá de las fronteras para ayudar a desarrollar empresas más productivas y competitivas en el mercado mundial.

 

Ver Paper