Radar Académico

OIT (2012), “Informe Mundial sobre Salarios 2012/13: Los salarios y el crecimiento equitativo”

Publicado el 19 de febrero de 2013

Problemática planteada: se presentan datos sobre las tendencias salariales en todo el mundo y se los compara con las tendencias en la producción, analizando sus complejos efectos en la economía mundial para así arrojar algo de luz sobre los debates actuales en materia de distribución, competitividad y costos laborales.

Temática abordada:

  • A nivel mundial, el crecimiento promedio de los salarios reales se ha mantenido muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis, descendiendo en las economías desarrolladas, aun cuando continúa siendo significativo en las economías emergentes.
  • Las diferencias entre regiones son particularmente notorias si se considera el crecimiento acumulado de los salarios desde 2000 a 2011.
  • Mientras que los salarios crecieron significativamente en las economías emergentes, las diferencias en los niveles de los salarios continúan siendo considerables.
  • La tendencia mundial ha resultado en un cambio en la distribución del ingreso a nivel nacional, con una menor participación de los trabajadores, mientras que la participación del capital en la renta aumenta en una gran cantidad de países.
  • La caída en la participación del trabajo en el ingreso se debe al avance tecnológico, la globalización del comercio, la expansión de los mercados financieros y la declinación de la densidad sindical. La globalización financiera, en particular, parece haber jugado un papel mayor de lo que se pensaba anteriormente.
  • Una reducción de la participación del trabajo afecta no solamente la percepción de lo justo, particularmente dadas las crecientes preocupaciones acerca de las remuneraciones excesivas entre los CEO y el sector financiero, sino que perjudica además el consumo de los hogares y podría, por tanto, generar insuficiencias en la demanda agregada.
  • Si se buscan reducciones competitivas de los salarios en forma simultánea en un gran número de países, esto podría llevar a una “carrera hacia el fondo” en la participación del trabajo, reduciendo la demanda agregada.
  • La distribución personal de los salarios también se ha tornado cada vez más desigual, con una brecha creciente entre el 10 por ciento superior y el 10 por ciento inferior de los asalariados.
  • Dadas las dificultades en la organización de los trabajadores, particularmente en un contexto de mayor segmentación del mercado laboral y cambios tecnológicos veloces, es necesario generar entornos de mayor apoyo y facilitación para la negociación colectiva.
  • Sería poco realista intentar lograr una redistribución del ingreso solo mediante políticas del mercado de trabajo.
  • Elevar la productividad laboral continúa siendo un desafío clave que debe involucrar esfuerzos para elevar el nivel de educación y las capacidades requeridas para una transformación productiva y el desarrollo económico.

Observaciones finales: se deberían tomar acciones de política para “re-equilibrar” la distribución del ingreso tanto a nivel nacional como mundial, evitando la visión simplista que plantea que los países pueden salir de la recesión por la vía de los recortes salariales. Esto puede lograrse promoviendo una conexión mayor entre el crecimiento de la productividad laboral y el crecimiento de las remuneraciones de los trabajadores. La existencia de grandes excedentes en cuenta corriente en algunos países sugiere que existe espacio para vincular más cercanamente los aumentos de productividad y los salarios como medio para estimular la demanda nacional.

 

Ver Paper