Radar Académico

Aizenman, J. y Hutchison, M. M. (2012), “Exchange market pressure and absorption by international reserves: Emerging markets and fear of reserve loss during the 2008–2009 crisis”, Journal of International Money and Finance, Volume 31

Publicado el 19 de febrero de 2013

Problemática planteada: de qué forma la crisis financiera global que nace en los EE.UU. se transmitió a los mercados emergentes (ME), haciendo foco en las presiones del mercado cambiario (External Market Pressure), y si las mismas fueron absorbidas a través de la depreciación del tipo de cambio o la pérdida de reservas internacionales.

Temática abordada:

  • Los ME con mayor proporción de pasivos extranjeros a PIB fueron los más vulnerables a la crisis financiera global.
  • Una mayor exposición de la hoja de balance (mayor deuda externa a corto plazo en relación a las reservas internacionales) se asocia a una mayor depreciación cambiaria y a una menor pérdida de reservas internacionales.
  • A pesar de la notable acumulación de reservas internacionales por los ME durante el período anterior a la crisis financiera, la respuesta se observó principalmente en la depreciación del tipo de cambio en lugar de la pérdida de reservas internacionales como respuesta a la presión del mercado cambiario (“miedo a la pérdida de reservas”).
  • La depreciación cambiaria podría reflejar una elección deliberada, posiblemente para ganar competitividad ante una caída en la demanda de exportaciones.
  • Los ME que dependen de las exportaciones de commodities son más propensos a utilizar las reservas internacionales y tratar de limitar la depreciación del tipo de cambio frente a la crisis financiera global.
  • Una proporción reservas internacionales a PIB más alta y una menor apreciación del tipo de cambio real antes de la crisis se asocian a una menor presión del mercado cambiario durante la crisis.

Observaciones finales: las depreciaciones del tipo de cambio que intentan mejorar la competitividad internacional pueden ser parte de la respuesta de las economías pequeñas y abiertas ante crisis internacionales como la de 2008-2009, pero no pueden resolver el colapso de la demanda global.

 

Ver Paper