Radar Académico

Wyplosz, C. (2012), “The impossible hope of an end to austerity”, VOXEU

Publicado el 29 de agosto de 2012

Problemática planteada: se señala que es una mala idea contraer la política fiscal cuando el crecimiento es tan débil como en el caso de varias economías europeas. Igualmente, por donde se mire, el camino fuera de la austeridad parece virtualmente imposible de transitar.

Temática abordada:

  • La política monetaria no ayuda al crecimiento económico. En efecto, puede ser de hecho perjudicial:
    • La flexibilización cuantitativa (Quantitative Easing) aún tiene que demostrar su eficacia.
    • Los bancos están preocupados por “desapalancarse”, en parte porque la demanda de crédito está estancada.
    • La única contribución que pude hacer la política monetaria sería promover una considerable devaluación del tipo de cambio mediante la reducción de las tasas de interés, pero la UME fija los tipos de cambio.
    • En cuanto a la expansión fiscal, varios países han perdido el acceso al mercado de crédito.
    • Se debe mirar a los países que puedan pedir prestado a los mercados y así realizar una expansión fiscal que lleve la delantera y traccione a toda Europa.
    • El único país que está en condiciones de llevar a cabo esta estrategia es Alemania, pero como está cerca del pleno empleo una expansión fiscal considerable podría ser concebida como inflacionaria.
    • El Banco Europeo de Inversiones (BEI) podría ayudar a alivianar los problemas de deuda, pidiendo prestado y financiando el gasto de los países miembros.
    • También se podrían emitir eurobonos a una baja tasa de interés (ya que lo respaldan todos los miembros de la UME) y financiar gastos de emergencia. Esta última opción implicaría que los países que poseen problemas de deuda realicen un default y puedan reducir una parte de la misma. Esto conllevaría un recorte de deuda, mejorando los índices que son necesarios cumplimentar el pacto fiscal.

Observaciones finales: algunos países europeos tendrán que declarar algún tipo de default y, por ende, los costos serán asumidos por todos los miembros de la UME. Por ser la locomotora europea, Alemania debería reconocer que un poco de inflación es preferible a que desaparezca el Euro.

 

Ver Paper